sábado, 7 de abril de 2018

Algo más que palabras


Ante las potencias del mal

Tenemos que desmontar las potencias del mal, como siempre aglutinadas en torno al ídolo del dinero, y hemos de hacerlo, antes de que éstas nos trituren el alma y nos impidan seguir caminando por la vida. Hay que oponerse a tantas injusticias repartidas, si en verdad queremos reponernos en el espíritu de la concordia. No perdamos más tiempo. Ante este ambiente tan convulso, las medidas de desarme y de control son más necesarias que nunca. Hay que aliviar tensiones para poder crear otro ambiente más armónico. Quizás debido a su gran alcance, popularidad sin parangón y los valores positivos sobre los que se sustenta, tal y como reconoce Naciones Unidas, el deporte sea un buen revulsivo de cambio, tanto a nivel individual como colectivo.  De igual modo, la práctica de cualquier arte, o la exploración científica, por si mismo nos embellece, a través del entusiasmo y del asombro, ante las energías de la mente y el corazón, en justa alianza con el propio universo que nos acompaña. 

Dejémonos reconducir, por tanto, hacia otros horizontes en el que podamos sentirnos humanidad. Será la manera de edificar un planeta fundado en los valores de la justicia, la libertad y la paz. En consecuencia, las condiciones económicas no lo son todo. Es bueno progresar, pero de otro modo. Reparemos las fuerzas, hagámoslo de manera más solidaria. Por desgracia, han crecido las situaciones inhumanas. Ya está bien de tanto mercado insensible. Nos hace falta el crecimiento del ser interior, tomar otra conciencia, otro rumbo, con mejores relaciones de convivencia y no de conveniencia. Fijemos nuestra mirada en dejarnos ver más allá de nuestro natural egoísmo, y así podremos transformarnos en gentes de bien, que es lo que el mundo hoy necesita. Abundan demasiados intereses que lo único que hacen es separarnos unos de otros y anteponer la maldad como abecedario destructivo. Deberíamos tener más presente que únicamente aquella voluntad libre, que se ampara en lo auténtico, buscando el bien de sus análogos, camina feliz hacia su verdadera realización. Jamás nos acostumbremos al mal que siempre será pésimo para todos.

Bien es verdad, que no todo está perdido. En los pasados veinte años, la Unión Europea por ejemplo, ha establecido algunos de los estándares más altos de asilo común en el mundo. Y, asimismo, en estos últimos dos años, la política migratoria europea ha avanzado a pasos agigantados con la Agenda Europea de Migración, propuesta por la Comisión Juncker, en mayo de 2015. Progresivamente, está surgiendo un enfoque más unido para abordar la migración. Pero todavía hay trabajo por hacer para construir una forma coherente y global de cosechar los beneficios y abordar los desafíos derivados de la migración a largo plazo. Junto a este camino recorrido de auxilio y donaciones, y a pesar de tantas crueldades sembradas, que tanto nos condicionan en ocasiones, la esperanza por un mundo más humanitario no puede desaprovecharse. Cualquier motivo puede ser saludable para instar a mover el bien de la colectividad.

En cualquier caso, hay que tener presente que las fibras del mal no se vencen ni convencen, con raciones de mayor perversidad, sino con la lógica interna de la fortaleza, puesto que no tiene otra gramática la vida que el fomento de actitudes desinteresadas y nobles. Cada cual, evidentemente, desde su camino ha de implicarse en armonizar sus lenguajes en favor del linaje en su conjunto.  En 2015, 2016 y 2017 las operaciones de la Unión Europea contribuyeron a: más de 520.000 vidas salvadas y a más de 2.100 presuntos traficantes y contrabandistas detenidos. Desmantelar las redes delictivas implicadas en el tráfico organizado de migrantes es un buen propósito. Universalicemos, entonces, la consideración hacia todos, respetándonos más y escuchándonos mejor.  Nadie se hizo perverso de la noche a la mañana. Tampoco lo dejemos todo en manos de la Comunidad Internacional, también cada ciudadano, está en la obligación de dejarse sintonizar por otras culturas  para poder hacer piña y levantar otro mundo más inspirador de los principios universales de la equidad y la unión. Desterremos, al fin, aquello de que el hombre es un lobo para el hombre, por aquello de que la bondad es la única inversión que jamás quiebra.

Víctor Corcoba Herrero/ Escritor

lunes, 2 de abril de 2018

En reacción inmediata policía estatal y municipal aseguraron dos vehículos


Teziutlán, Puebla.
Derivado de los operativos implementados para inhibir el robo de vehículos, policías estatales y municipales de Teziutlán, aseguraron dos vehículos.


Tras una llamada de emergencia emitida por 9-1-1, tras el robo de un vehículo en la junta auxiliar de Atoluca perteneciente al municipio de Teziutlán, elementos estatales y policías municipales se trasladaron al lugar de los hechos, donde se implementó un operativo de  búsqueda y localización, encontrando la unidad de marca Nissan tipo Estaquita, la cual en su área de carga transportaba 24 tanques para almacenamiento de gas L.P.


Cabe destacar que unos metros adelante, en el Fraccionamiento Los Encinos, se logra ubicar en aparente estado de abandono, un vehículo de la marca Seat tipo Ibiza, con placas del estado de Puebla, el cual fue ocupado por los presuntos delincuentes.


Elementos de la policía municipal de Teziutlán, fueron quienes se encargaron de poner a disposición dichas unidades ante las autoridades correspondientes, quien se encargará de realizar las indagatorias pertinentes.

Algo más que palabras


Atmósferas de cruz que hay que vencer

A poco que recorramos el itinerario de lo armónico, nos daremos cuenta que la mística del camino siempre proviene del mismo manantial, el del amor. Es hora de dejarnos amar, de abrir los cofres interiores cada cual, y de mostrar los dones de nuestros latidos. Nos debemos a la gratuidad de lo que soy y a la gratitud de la llegada. No importan las creencias. Hemos venido para converger en la poesía, en el pensamiento de las hondas palabras, para renacer de estas atmósferas de cruz generadas por nosotros mismos y esparcidas unos contra otros. En esto radica nuestro valor, en despojarnos de toda maldad, porque es necedad aceptarla o acostumbrarse a ella, para poder reinventar otra estrofa, si quieren más espiritual que corporal, pues sólo así podremos florecer en la concordia. Nada está perdido, pues. Es cuestión de poner orden y de donarse en nuestra vida cotidiana como un verso más en esta métrica de deseos, eso sí, no hay que confundirse con el vacío, hay que ser auténticos para poder revivir incluso de las piedras.

Jamás es excusable ser malvado, pudiendo ser río de bondades. Sería un buen consuelo aprender a avergonzarnos ante nosotros mismos de nuestras viles hazañas. Ciertamente, en un mundo multirracial, cada día más imbuido por la diversidad de lo múltiple globalizado, en el que casi todos los países van a ser multiculturales, multiétnicos, multirreligiosos y multilingües, lo que se requiere son líderes responsables con visión reconciliadora, por variado que sea el multipartidismo, dispuestos a fomentar alianzas más allá de la multimedia, pues lo importante es que la ciudadanía se halle acogida y hermanada. En efecto, lo fundamental es que la estirpe del pensamiento, el corazón del ser humano, se vincule más allá de lo meramente mundano y haga familia. Por desgracia, la desilusión entre tantas atmósferas de cruz suele desmembrarnos hasta la misma esperanza. No la perdamos. Es cierto que proliferan los intereses mezquinos, de unos gobiernos pasivos ante unas finanzas sin alma, muchas veces sujetos a los traficantes de armas, prevaleciendo la selva de lo corrupto, en lugar de favorecer el encuentro respetuoso, esforzándonos por comprender y conciliar lo irreconciliable. Sin embargo, ninguna acción hay que darla por disipada. Puede que tengamos todos los demonios acorralándonos, pero bajo el contexto del alma nada desfallece; es un níveo poema que no cesa en la verdad, hasta volvernos libres como el aire que nos da vida.

Esta es nuestra gran asignatura pendiente, superar las divergencias, para que pueda madurar un espíritu verdaderamente poético en su conjunto. Nada somos sin los demás. Ese sentirse abandonado por los familiares, por los amigos, por la sociedad, es una de las grandes crueldades del momento presente. Ya no digamos el abandono de unos hijos para con sus progenitores. Sea como fuere, hay que encontrar soluciones a tantos calvarios sembrados. Cambiemos el odio por  el amor, modifiquemos actitudes egoístas, transformemos esa codicia de quienes buscan fáciles ganancias, por un mayor desprendimiento del yo en favor del nosotros. Sí, la humanidad en su conjunto, es lo verdaderamente trascendente y nadie puede desligarse de estas atmósferas que nos crucifican a diario. Todas ellas, se harán más llevaderas, en la medida que derramemos ternura y clemencia. Comprometámonos a no disminuir en el aliento de amparar a nuestro análogo, a no empequeñecer su felicidad con nuestros antojos, sólo así podremos avanzar hacia ese cielo que todos buscamos y deseamos. Antes, inevitablemente, hay que vencer estas cruces deshumanizadoras. Ahora bien, no olvidemos que las campanas siempre doblan por todos, también por los ausentes, que nos han legado su estela de vivencias; y, entre ellos, están los sembradores de lo genuino que jamás podrán extinguirse, por ser más poesía que poder. Creación y recreación reunidas y unidas por siempre, será la loa más sublime, luminosa y enternecedora. La compasión del Creador no tiene límites.

Víctor Corcoba Herrero/ Escritor

martes, 27 de marzo de 2018

Creyentes reciben la Semana Santa con devoción y fe en Nauzontla Puebla.



Habitantes del municipio de Nauzontla, celebran una vez más la Semana Mayor, acompañados de sus tradiciones y costumbres, iniciando con el domingo de Ramos para finalizar con el domingo de Pascua, un acontecimiento sin igual que se vive de diferentes formas como en esta región de la Sierra Norte de Puebla, así como en distintas partes del mundo.


Durante esta Semana Santa se da lugar a la reflexión y a las muestras de religiosidad, ya que se conmemora la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo; en los cuales son cientos y hasta miles los participantes que forman parte de esta popular representación.

Muestras de devoción y principalmente mucha fe se ve reflejado en este tiempo de creencia religiosa, y muestra de ello, lo vemos en Nauzontla Puebla con sus habitantes que se organizan y hacen de este momento algo inolvidable, realizando actos religiosos, vía crucis y procesiones para conmemorar esta fecha, la cual nos invita a reflexionar, rescatar nuestros valores, a ser más humanos y más comprensivos con nuestros semejantes, entre muchas cosas más.
Por: Aliber García "El Nauzonteco".