sábado, 20 de noviembre de 2010

LA REVOLUCION MEXICANA DEL AÑO DE 1910

La Revolución Mexicana, fue la primera revolución social del siglo XX, cuya etapa, o fase armada, duró del año 1910, al 1920. La revolución, empezó como una rebelión en contra de la dictadura de Porfirio Díaz que ya tenía más de treinta años en el poder. El movimiento, fue liderado por el intelectual y teorista político, Francisco I. Madero, que con su lema “sufragio efectivo, no re-elección”, cristalizó el descontento alrededor del país, en contra del dictador Díaz. Esta fase, terminó con el exilio de Díaz en París y el triunfo de Madero en las elecciones democráticas de 1911. 




La segunda fase de la Revolución, comienza con el desacuerdo entre la antigua clase burguesa porfirista y Madero. 
Con el apoyo de los Estados Unidos y su embajador en México, Henry Lane Wilson, el presidente electo y el vicepresidente José María Pino Suárez, son asesinados en 1913, y se impone el dictador Victoriano Huerta, como líder del país. No obstante, debido a otros revolucionarios que lucharon contra la dictadura implantada, Huerta, huye a los Estados Unidos en el 1914. 
Después de estas dos fases, la Revolución, se convirtió en una revolución social, con Emiliano Zapata (en el sur) y Pancho Villa (en el norte), luchando por causas sociales, como una reforma agraria, justicia social, y educación. No obstante ambos revolucionarios, tuvieron que hacer compromisos sociales con los revolucionarios liberal-constitucionalistas como Venustiano Carranza y Álvaro Obregón. 
La tercera fase, es la culminación de la revolución armada, con la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de 1917, reconocida, por haber sido una constitución liberal social y la primera de su tipo en el mundo que aún rige al México de hoy. La Constitución, garantizó reformas y derechos liberales (civiles y políticas) y sociales (reforma agraria y legislación laboral progresista). 



El ideal de la revolución, era crear una ciudadanía moderna con derechos y alfabetismo. La Constitución de 1917 fue, quizás, el logro más alto de la Revolución. 
A pesar de que se considera que la Revolución inició con el levantamiento de Francisco I. Madero, durante el mandato de Porfirio Díaz, hubo diversas sublevaciones de personas que pertenecían al antiguo régimen del porfiriato; sin embargo, estas sublevaciones eran levantamientos de tipo militar para tomar el poder, sin que hubiera realmente una ideología de cambio político, social, o económico. 
Algunas de las más importantes fueron: 
1876: Mariano Escobedo 
1877: Pedro Valdés 
1878: Lorenzo Hernández, Javier Espino 
1879: Miguel Negrete, Manuel Carreón, Francisco A. Nava, José del Río 
Desde el principio del siglo, hubo un cambio en la conciencia política de México; muchos mexicanos consideraban, que era necesaria una participación del pueblo en la vida política de México, y estimaban urgente que se emprendieran reformas sociales en el país. 
Fue hasta 1901, cuando surgieron los llamados “Clubes Liberales”, en los que se agrupaban jóvenes y políticos de tradición liberal jacobina. En ese mismo año, se celebró el Congreso Liberal en San Luis Potosí ,promovido por Camilo Arriaga.
Durante 1902 y 1903, se llevaron a cabo, múltiples protestas contra la reelección de Díaz, que fueron violentamente reprimidas. Una de las acciones más destacadas, fue la pancarta con la leyenda “La Constitución ha muerto…” en las oficinas del periódico El hijo de El Ahuizote. La libertad de prensa y asamblea, garantizadas en la Constitución de 1857 fueron suprimidas, además de que las condiciones de miseria y explotación de obreros y campesinos eran perpetuadas por las concesiones a empresas extranjeras, latifundios y tiendas de raya fomentadas durante el Porfiriato. 



Un grupo de liberales, entre los que se encontraban los hermanos Flores Magón, comprendieron que Díaz, no dejaría la presidencia a través de una derrota electoral. Este grupo, consideraba que la dictadura, se sostenía por la fuerza de las armas y sólo por la fuerza de las armas podría caer. Por esta razón, cuando los liberales salen de la cárcel en 1904, y se exilian en los Estados Unidos, se crearon dos tendencias: una que proponían reformar sólo las estructuras políticas y otros, buscaban estallar la revolución social; estos últimos, comenzaron a organizar en 1905 el Partido Liberal Mexicano (PLM) que hizo público su programa al siguiente año en San Luis, Missouri. 
En 1906, comienzan a organizarse las primeras insurrecciones promovidas por el PLM, contra la dictadura de Porfirio Díaz. El PLM, programó un levantamiento armado para el 16 de septiembre de ese año , en el aniversario de la Independencia de México, sin embargo, la sublevación, fue descubierta por la policía porfirista y detectives norteamericanos. A pesar de que el levantamiento armado general, fue postergado, en ese año, acontecieron sucesos que después fueron considerados precursores del levantamiento de 1910: 
1 de junio: Huelga de Cananea en Sonora contra la “Cananea Consolidated Copper Company”, reprimida con un saldo de 23 muertos y 22 heridos, más de 50 personas detenidas y cientos de desplazados. 
1 de julio: Programa del Partido Liberal Mexicano difundido en el periódico Regeneración. 
30 de septiembre: Rebelión de Acayucan, Minatitlán y Puerto México, Veracruz, reprimida por el ejército. 



En el campo de la cultura, destacó, el Ateneo de la Juventud, que a partir de 1908, emprendió una labor crítica contra el positivismo educativo, implantado desde Benito Juárez y sostenido como doctrina oficial por el Porfiriato. El Ateneo, se rebeló igualmente contra lo que consideraba limitaciones al desarrollo de la personalidad humana. Militaron en él, hombres de la generación anterior como los poetas Luis G. Urbina y Enrique González Martínez, y de la nueva promoción: Antonio Caso, José Vasconcelos, Pedro Henríquez Ureña, Alfonso Reyes Ochoa, Julio Torri, Jesús T. Acevedo, Alfonso Cravioto y Ricardo Gómez Robelo. De la misma manera, las ideas de cambio social y político se apuntaban en el Club Liberal “Ponciano Arriaga”, gracias al cual se puso en marcha el Partido Liberal Mexicano. 



Los miembros del Partido Liberal Mexicano, aumentaron sus actividades públicas y clandestinas y comenzaron a editar periódicos como: Regeneración -que llegó a imprimir hasta 28, 000 ejemplares – y formaron sociedades secretas para preparar, e incitar la lucha armada. Las ideas de este partido, inspiraron varios rebeliones, tales como el estallido de la Cananea, Sonora en 1906; el asalto a la Aduana de Nogales, así como los actos de rebeldía que aparecieron también en 1906, en Jiménez, Coahuila; la Acayucan, Minatitlán, Puerto México y Chinameca en Veracruz y de levantamientos armados en varios sitios de Coahuila y Chihuahua, seguidos de la rebelión obrera de Río Blanco en 1907. 



Cuando en 1910, estalló la revolución armada encabezada por Madero, los componentes del Partido Liberal Mexicano, actuaron en forma independiente, sobre todo en los Estados del Norte ya que la Junta Organizadora del PLM, operaba en el exilio, al sur de los Estados Unidos. En este lapso, la acción más significativa del PLM, fue la Rebelión de Baja California, territorio que los liberales, tomaron con el apoyo de extranjeros socialistas y anarquistas afiliados al grupo Trabajadores Industriales del Mundo en 1911 pero fueron combatidos por los soldados federales -y luego por los maderistas- , quienes los derrotaron finalmente con el apoyo del gobierno de los Estados Unidos. 
Ricardo Flores Magón

Los Hermanos Flores Magón, impulsaron la creación del Partido Liberal Mexicano y fue precursor de la Revolución Mexicana. Los postulados concernientes a los derechos de los trabajadores y la posesión de la tierra por los campesinos en el Programa del Partido Liberal Mexicano de 1906, fueron retomados en la Constitución Política de 1917. Murió en una prisión de Estados Unidos en 1922. 
Ricardo Flores Magón nació en San Antonio Eloxochitlan, Oaxaca el 16 de septiembre de 1873, hijo de familia humilde. En la Ciudad de México comenzó la carrera de abogado (que no concluyó) y periodista. En su juventud participó en las revueltas estudiantiles contra Porfirio Díaz. Fundó y editó el periódico Regeneración, el más crítico contra el régimen porfirista. Asistió como delegado al Congreso Liberal de 1901 en San Luis Potosí. Fue encarcelado en múltiples ocasiones en México y en Estados Unidos, por su actividad política que transitó del liberalismo, al anarquismo. 
Desde 1905, participó en la organización del Partido Liberal Mexicano, que sería fundado un año más tarde. Los postulados de este partido, inspiraron las revueltas y las huelgas que serían el inicio del fin de Porfirio Díaz. Mientras estuvo exiliado en los Estados Unidos, mantuvo contacto con socialistas y anarquistas del movimiento obrero estadounidense, que ejercieron presión para que el gobierno norteamericano, no enviara tropas a territorio mexicano, con el pretexto de custodiar las inversiones americanas en México. También intervino, para que se formaran comités de apoyo económico y político a la revolución social. 
Ricardo Flores Magón luchó contra la dictadura de Porfirio Díaz y después contra Madero y los gobiernos de militares revolucionarios, por lo que fue perseguido y encarcelado. Después de su muerte, se reconoció la importancia de su participación como precursor de la Revolución Mexicana. 

Francisco I. Madero

Francisco Ignacio Madero González, empresario agrícola y político coahuilense (1873-1913). Fue elegido presidente de México tras el triunfo de la revolución de 1910. Fue asesinado a causa del golpe de estado organizado por el Secretario de Guerra y Marina y el embajador de los Estados Unidos de América. 
Francisco I. Madero González nació en una familia acomodada en el municipio de Parras de la Fuente, Coahuila, el 30 de octubre de 1873. Sus padres fueron Francisco Madero Hernández y Mercedes González Treviño. 
Durante su juventud hizo estudios de comercio y agricultura en Maryland, Versalles, París y en la Universidad de California en Berkeley. Regresó a México para casarse con Sara Pérez en 1903 y en 1909 fundó el Partido Nacional Antirreeleccionista para derrocar al presidente Porfirio Díaz, quien ocupaba el cargo de manera casi ininterrumpida desde 1877. El mismo partido lo eligió candidato a la presidencia de la República y tras alcanzar un alto nivel de popularidad el gobierno decidió encarcelarlo en San Luis Potosí bajo los cargos de conato de rebelión y ultraje a las autoridades. Logró escapar hacia Estados Unidos y desde ahí redactó el Plan de San Luis, un llamado a las armas que provocó, meses después, la renuncia del Presidente Díaz en 1911 y una guerra civil que duraría alrededor de una década y costaría la vida a más de un millón de mexicanos. Tras la renuncia del presidente Díaz, se formó un gobierno provisional encabezado por Francisco León de la Barra que entregaría la presidencia a Madero en 1911. 
Durante su administración, Madero se caracterizó por encabezar un gobierno democrático pero poco identificado con las clases marginadas, lo cual provocaría varios alzamientos armados entre los que destacan los del campesino Emiliano Zapata y la rebelión de Pascual Orozco. Para combatir los levantamientos eligió al general Victoriano Huerta, que no logró controlar al primero, pero derrotó definitivamente al segundo; Huerta, en el año de 1913, conspiró con Félix Díaz (sobrino del ex-presidente Díaz) y con Henry Lane Wilson (embajador de los Estados Unidos de América) para derrocar a Madero en un golpe de estado al que se conoce como La decena trágica. El 22 de febrero de 1913, tras haber sido obligado a firmar su renuncia y pese a la promesa de los golpistas de respetar su vida y facilitar su exilio a la isla de Cuba, Madero y el vicepresidente José María Pino Suárez fueron ejecutados por Victoriano Huerta y sus hombres, al costado de la penitenciaría de la Ciudad de México. 

Victoriano Huerta 
Huerta tomó el poder a la muerte de Madero. Esta usurpación del poder fue apoyada por la aristocracia terrateniente que lo consideraba una oportunidad de reestablecer el sistema de Díaz. 
Los líderes locales redirigieron sus esfuerzos, luchando esta vez contra el nuevo gobierno y acusando a Huerta de asesinar a Madero en contubernio con el embajador de los Estados Unidos, Henry Lane Wilson. Líderes como Villa, Zapata, Carranza y Obregón dirigieron la lucha contra Huerta. La presión de los Estados Unidos, que culminó con la ocupación de Veracruz tras el incidente de Tampico, combinada con las acciones rebeldes, provocaron finalmente la caída de Huerta. Tras su derrota, Huerta huyó a Europa. En El Paso, Texas, murió años más tarde. 
Venustiano Carranza 

Para frenar la cacería, Venustiano Carranza, el gobernador del norteño estado de Coahuila, formó el Ejército Constitucionalista con miras a pacificar el país adoptando la mayor parte de las demandas sociales, esgrimidas por los rebeldes e integrándolas a una nueva Constitución de corte progresista. 
Carranza logró plasmar la mayor parte de las demandas en el texto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de 1917, incluyendo parte del Plan de Ayala de Emiliano Zapata, pero su deseo de pacificar el país probó ser más fuerte que su habilidad para solucionar los problemas que habían dado origen a la violencia, así que uno a uno fue asesinando a los rebeldes del movimiento. 
Emiliano Zapata 

Tras el asesinato de Francisco I. Madero y el ascenso en el poder de Victoriano Huerta, la lucha armada se exacerbó y Zapata fue uno de los jefes revolucionarios más importantes, al tiempo que introdujo importantes reformas en Morelos. Posteriormente estas posturas lo opusieron al nuevo presidente (Venustiano Carranza). Éste logró eliminarlo mandándolo asesinar. 
Estuvo presente en la Convención de Aguascalientes de 1914, en la que los tres grupos más importantes que participaron en la Revolución Mexicana intentaron dirimir sus diferencias. Dicha Convención adoptó el Plan de Ayala y eligió como presidente provisional a Eulalio Gutiérrez Ortiz. Los grupos dirigidos por Francisco Villa y Zapata aceptaron los resultados de la Convención, no así el encabezado por el General Carranza, lo que provocó la continuación de la guerra civil. 
El cacique Jesús Guajardo le hizo creer a Zapata que estaba descontento con Carranza y que estaría dispuesto a unirse a él. Zapata le pidió pruebas y Guajardo se las dio. Acordaron reunirse en la Hacienda de Chinameca, Morelos, el 10 de abril de 1919, pero desgraciadamente Zapata fue víctima de una emboscada, y fue asesinado ese mismo día. 
Pancho Villa 

Pancho Villa (1878-1923) es el seudónimo de Doroteo Arango Arámbula, jefe revolucionario mexicano, cuya actuación militar fue decisiva para la derrota del régimen de Victoriano Huerta. 
Murió asesinado en Parral, Chihuahua. Huérfano, tuvo una infeliz niñez y una conducta muy rebelde en la adolescencia, fue leñador, agricultor y comerciante, antes de hacerse militar revolucionario. 
En 1910 se unió a Francisco I. Madero, quien le nombró brigadier. En 1911, con apoyo estadounidense, colaboró en la derrota del Ejército Federal de Porfirio Díaz. Combatió a las órdenes de Victoriano Huerta, quien lo acusó de insubordinación y lo condenó a muerte sin cumplirse esta orden. 
Cuando Francisco I. Madero fue asesinado por una conspiración encabezada por Huerta, el 22 de febrero de 1913, los líderes militares del norte, encabezados por el Gobernador de Coahuila, Venustiano Carranza, llaman a levantarse contra el usurpador. 
Comienza así una nueva etapa de la Revolución Mexicana, en la cual Francisco Villa alcanza sus máximos éxitos militares al mando de la División del Norte, cuyo objetivo era avanzar desde Chihuahua al Centro del País y tomar plazas estratégicas resguardadas por el Ejército Federal. 
Francisco Villa condujo con éxito los asaltos de Ciudad Juárez, Saltillo, Zacatecas, Chihuahua y Torreón. Los ejércitos revolucionarios derrotaron a Huerta, quien marchó al exilio el 24 de junio de 1914. A pesar de la victoria, Villa estaba molesto con Carranza, quien lo postergó por la cercanía de otros jefes, además de que nunca concedió a la División del Norte el grado de Ejército ni a Villa el grado de general. 
En 1914, Carranza citó a una convención de las fuerzas revolucionarias, para limar asperezas entre ellas, sin lograr su objetivo, pues Villa se apoderó de la Convención de Aguascalientes y rompió relaciones con Carranza. Villa tomó la Ciudad de México, a nombre del gobierno de la Convención, junto con su aliado Emiliano Zapata, en diciembre de 1914. 
Carranza recibió apoyo de los estadounidenses en la forma de suministro y comercio de armas, para que derrotaran a las de Villa. Los villistas emboscaron un tren que llevaba mineros estadounidenses, matándolos a todos menos a uno de los 17 que iban a bordo. Carranza no se plegó a los dictados villistas de la Convención y huyó a Veracruz para encabezar desde allí su contraataque. Para ello tenía un gran aliado, un estratega militar que superaría al genio tosco de Pancho Villa, se trataba del general Álvaro Obregón. 
Obregón logró derrotar a la División del Norte en la famosa Batalla de Celaya, donde Obregón perdiera un brazo. En 1915, los Estados Unidos ofrecieron su respaldo a Venustiano Carranza. Los EE UU habían cambiado su actitud hacia Villa y le impusieron un embargo de armas, cortándole el suministro de las mismas que recibía desde poblaciones como Columbus, Nuevo México. 
Álvaro Obregón 

El gobierno de Carranza duró poco. El general, Álvaro Obregón, quien se había desempeñado en la primera etapa de su gobierno como Ministro de Guerra y Marina, se sublevó al verse en desventaja en su lucha por la candidatura oficial en las próximas elecciones federales y le dio muerte el 21 de mayo de 1920. Obregón asumió el poder y demostró no sólo ser un hábil militar, pues terminó de pacificar la mayor parte del país, sino un hábil político que fomentó la creación y a la vez se hizo del apoyo de múltiples sindicatos y centrales obreras. Fue sucedido por el también general Plutarco Elías Calles, quien promovería algunas leyes anticlericales que provocarían la Guerra Cristera y fundaría el Partido Nacional Revolucionario (PNR), lo que hoy en día es el Partido Revolucionario Institucional (PRI). Aunque la reelección estaba expresamente prohibida por la Constitución de 1917, Obregón consiguió hacerlo en 1928 pero fue asesinado por un extremista católico antes de tomar posesión del cargo. 
Otras figuras que destacaron en la revolución 
Los generales Lázaro Cárdenas del Río, Abelardo L. Rodríguez y Manuel Ávila Camacho, todos presidentes electos de México después de la administración del Presidente Calles. 
Los pintores comunistas Diego Rivera, José Clemente Orozco y Frida Kahlo. 
Los intelectuales José Vasconcelos, Manuel Gómez Morín y Antonio Caso. 
Los escritores Mariano Azuela y Martín Luis Guzmán. 
El líder sindical Vicente Lombardo Toledano. 
El caricaturista político José Guadalupe Posada.